En la actualidad, consumimos mayormente de la pantalla grande historias contemporáneas, pero existen algunas historias del cine clásico de otra época que no pueden pasar por alto. En esta oportunidad, Pablo Rubio, nos acerca desde su visión retro, dos grandes películas que ganaron los premios Oscar en el año 1954.

De aquí a la eternidad:

Conocida mundialmente por su título original como “From here to Eternity”, dirigida por Fred Zinnemann, ganadora del premio a mejor película de ese año, a mejor director, mejor actor de reparto, mejor actriz de reparto, mejor guión, mejor montaje, mejor fotografía en blanco y negro y mejor sonido. El film es un drama romántico, se ambienta en Hawai, exactamente en el año 1941, donde un ex boxeador llamado Prewitt, interpretado por Montgomery Clift, convertido en soldado, aterriza en Pearl Harbor. A su vez en esa base militar, se encuentra el Capitán Holmes, interpretado por Philip Ober, quien al conocer el pasado de Prewitt, le ofrece que se una al pelotón del ejército, pero Prewitt lo rechaza lo que sólo desencadena que Holmes de la orden a todos para que se venguen, lo repriman, castiguen, a excepción de un soldado del que se hizo amigo, Angelo Maggio, interpretado por Frank Sinatra, quien será su verdadero amigo y aliado. A su vez, existe un romance secreto entre el Sargento Milton Warden, interpretado por Burt Lancaster, y Karen, interpretada por Deborah Kerr, quien a su vezes la mujer del Capitán. Luego, se desata el caos con el ataque de los japoneses en Pearl Harbor.

Traidor en el infierno:

Esta historia bélica, dirigida por Billy Wilder, ganadora del premio a mejor actor principal, se ambienta en la Segunda Guerra Mundial, donde en un campo de detención del ejército alemán llamado “Stalag 17”, donde se hallan más de un centenar de soldados americanos. En vísperas de Navidad, dos de ellos deciden darse a la fuga, pero no lo logran, los descubren y los envían a ejecutar, desde ese momento en el barracón donde conviven los soldados americanos comienzan a pensar y sospechar que entre ellos existe un traidor, que otorga información a los soldados alemanes.

 

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *