Con la cantidad de películas que existen, de diversos géneros, actores, actrices, directores, música, montaje, fotografía, resulta difícil cosechar el gusto a pocas de ellas. En esta oportunidad, desde su rincón retro, Pablo Rubio, nos acerca su mirada hacia un cine clásico, de culto, y nos trae dos grandes películas ganadoras de los Oscar en 1953.

El mayor espectáculo del mundo:

Conocida en su idioma original por el nombre de “The Greatest show on earth”, dirigida por Cecil B. DeMille, ganadora a los premios a mejor película y mejor argumento. Se trata de una aventura, ambientada en circos donde un hombre llamado Brad Braden, interpretado por Charlton Heston, quien es dueño del circo, ve una crisis dentro de él, ya no concurre tanta gente, además de que muchos de sus trabajadores se encuentran con problemas personales, el negocio se encuentra frenado, decide realizar una inversión y contrata a un trapecista de mucho reconocimiento en esa época, llamado el “Gran Sebastián”, interpretado por Cornel Wilde. De todas maneras, el circo ya contaba con una trapecista, llamada Holly, interpretada por Betty Hutton, quien ocupaba el lugar principal hasta la llegada de Sebastián, por lo tanto, deberá decidir entre ceder el protagonismo y sacar provecho para el circo, luchar por seguir siendo la trapecista principal, o dejar que fluyan sus sentimientos escondidos por Sebastián.

El hombre tranquilo:

También llamada en su idioma original como “The quiet man”, dirigida por John Ford, ganadora de dos premios, a mejor director y mejor fotografía a color. Se trata de un comedia romántica, que cuenta la vida de un hombre llamado Sean Thorton, interpretado por el magnífico John Wayne, que desempeñaba y se ganaba su vida como boxeador en los Estados Unidos, decide regresar a su pueblo natal en Irlanda, donde antiguamente poseía una granja, la cual intentará recuperarla. Lo inesperado, fue que al llegar a ese país, conoce a una mujer llamada Mary Kate Danaher, interpretada por Maureen O’ Hara, de la cual se termina enamorando, pero era un pueblo que seguía fielmente las costumbres de la comunidad, por lo tanto para demostrar su amor y poder estar junto a ella deberá enfrentarse no solo al hermano de Mary Kate, sino que además deberá realizar el pago de una dote.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *