Para aquellos grandes amantes del cine existen films para todos los gustos, de diversos géneros, directores, actores y actrices, banda sonora, guiones, montaje, fotografía y vestuario. En esta ocasión, Pablo Rubio, nos muestra dos grandes películas ganadoras de los premios Oscars en el año 1957.

La vuelta al mundo en 80 días:

Este título nos resulta familiar debido a la gran novela de Julio Verne, este film es justamente su adaptación en la pantalla grande. Dirigida por Michael Anderson, ganadora de 5 premios, a mejor película, mejor montaje, mejor banda sonora, mejor guión adaptado, mejor fotografía. Basada en la novela que mencionamos, comienza con la historia de un hombre llamado Phileas Fogg, protagonizado por David Niven, un caballero inglés, quien realiza una apuesta por una gran suma de dinero, la misma consiste en su capacidad de lograr dar la vuelta al mundo en 80 días. En este viaje es acompañando por su fiel mayordomo llamado Passepartout, protagonizado por Mario Moreno, luego se suman una princesa india que estaba en apuros y a la que salvan de la muerte y un detective que persigue a Fogg por toda esta travesía porque estaba convencido que Phileas había sido autor de un gran robo de 55.000 libras.

Gigante:

Su título en su idioma original, “Giant”, dirigida por George Stevens, ganador al premio a mejor dirección. Es un drama romántico, que cuenta la historia de un joven terrateniente llamado Jordan ‘Bick’ Benedict, interpretado por Rock Hudson, quien llega a su enorme terreno de Texas con su hermosa esposa Leslie, interpretado por Elizabeth Taylor, quien a su vez contaba con mucho dinero y provenía del este. Poco a poco se comienzan a dar cuenta, que la relación no era como la esperaban y que los dos eran polos completamente opuestos. Por otro lado, un apuesto joven pero arrogante llamado Jett Rink, interpretado por James Dean), que trabajaba para los Benedict, gracias a su suerte descubre petróleo en una de las tierras que le ha dejado a su nombre por testamento Luz, quien era hermana de Jordan; esto lo convierte en un hombre muy rico aunque eso no le otorgará la felicidad que busca.

 

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *