Existen dentro la industria cinematográfica, películas de mayor o menor reconocimiento, esto muchas veces se da por la trama de que trata el film, por el lugar de origen y producción, por sus protagonistas, por su música, pero también, por los premios que haya obtenido. En esta oportunidad, Pablo Rubio, desde su rincón retro, nos acerca dos grandes películas que resultaron galardonadas por los Oscars en 1956.

Marty:

Es un film dirigido por Delbert Mann, ganador de 4 premios, a mejor película, mejor director, mejor actor y mejor guión. Cuenta la historia de Marty Piletti, protagonizado por Ernest Borgnine, que es un joven que vive en Nueva York pero en realidad proviene de Italia, se desarrolla como carnicero y tiene su negocio en el corazón de Bronx. Marty posee 34 años de edad, es soltero debido a que no se le dan fáciles las relaciones personales con mujeres debido a su personalidad introvertida e insegura. Hasta que un día, obligado por su madre, decide salir y conoce a una joven maestra llamada Clara, protagonizada por Betsy Blair, donde comienzan a hablar y resulta ser que ambos jóvenes tienen personalidades similares, por lo tanto, rápidamente se sienten atraídos. Aunque luego, la relación deberá soportar el visto bueno de los amigos y familiares de Marty.

La Rosa Tatuada:

En su título original, “The Rose Tattoo”, es un drama romántico dirigido por Daniel Mann, ganadora de 3 premios, a mejor actriz, mejor fotografía y mejor dirección artística. Cuenta la historia de una joven llamada Serafina Delle Rose, protagonizada por Anna Magnani, que es una mujer que proviene de Sicilia y que vive en una población rural del sur, quien ha quedado viuda hace unos años debido a que su esposo con el que estaban profundamente enamorados fallece en manos de un policía y nunca más se relaciono con un hombre. Hasta que un día se entera que su amado difunto marido la había engañado con una muchacha del cabaret. Luego, conoce a un camionero llamado Álvaro, protagonizado por Burt Lancaster, de a poco su vida empieza a dar otro rumbo.

 

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *