Las películas más vistas siempre son las galardonadas por los premios Oscars, debido a los distintos aspectos por lo que se las premian desde mejor película, mejor director, mejor actor, mejor actriz, mejor fotografía, mejor banda sonora, mejor guión, mejor efecto especial, mejor música, mejor vestuario, entre otros. Pablo Rubio, nos trae desde su rincón retro, a las grandes ganadoras del año 1968.

En el calor de la noche:

Este film fue ganador por “mejor película”, “mejor actor”, “mejor sonido”, “mejor montaje” y “mejor guión adaptado”, dirigida por Norman Jewinson, es un thriller que se ambienta en Missisipi, Estados Unidos, donde existía en esa época un gran odio racial, con agrupaciones racistas como el Ku Klux Klan, cuenta la historia de un policía llamado Sam Wood, interpretado por Warren Oates, quien una noche descubre un cadáver cerca de una industria. Luego, detiene en la estación a un hombre sólo por el motivo de que es negro pero tras ser sometido a un interrogatorio por el jefe de la policía de esa localidad, llamado Billl Gillespie interpretado por Rod Steiger, descubren que en realidad se desempeñaba como inspector de la policía del estado de Filadelfia, cuyo nombre era Virgil Tibbs, interpretado por Sidney Poitier; es así que ambos policías se unen a fin de lograr dar con el responsable del asesinato.

El Graduado:

Este film fue ganador al premio a “mejor director” por el trabajo realizado por Mike Nichols, es una comedia romántica que cuenta la historia de un joven llamado Ben Braddock, interpretado por Dustin Hoffman, quien regresa a su hogar tras haber finalizado la universidad. Siempre fue un chico que siguió los mandatos morales y familiares, pero necesitaba nuevas experiencias, un poco de rebeldía, no estaba de acuerdo con la sociedad en la que se veía inmerso. Hasta que un día, una mujer que era amiga de su familia, la Señora Robinson, interpretada por Anne Bancroft, se interesa en  Ben, y comienzan una relación de amantes, pero esto no tiene mucho futuro luego de que Ben conozca a Elaine, interpretada por Katherine Ross, que era nada más y nada menos que la hija de la Señora Robinson.

 

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *