Para aquellos amantes del séptimo arte, muchas veces resulta difícil elegir entre toda la infinidad de películas que existen, por suerte, uno de los métodos efectivos que sirve de guía para seleccionar un film para ver es decidirnos por aquellos que han recibido los premios Oscar. En esta nota, Pablo Rubio, nos trae las dos películas ganadoras del año 1959.

Gigi:

Es un film que recibió premios a “mejor película”, “mejor director”, “mejor guión adaptado”, “mejor fotografía”, “mejor canción”, entre otros. Fue dirigida por Vincente Minnelli, ambientada en en el año 1900, en París, donde un joven llamado Gaston es un joven millonario que se encuentra aburrido, cansado de su vida, a pesar de su buen pasar económico y de ser el soltero más deseado de la ciudad. Pero Gaston es amigo de la familia Alvarez, la Señora Alvarez, a quien visita seguido, tiene una nieta llamada Gilberte, a quien apodan como “Gigi. En cambio, Gigi es una chica muy joven, que no cuenta con edad suficiente para frecuentar la vida nocturna y menos para mantener relaciones amorosas. La abuela de ella, sueña con que la joven aprenda el arte del amor y sea refinada, además que la hace pasar largos ratos con la compañía de Gaston.

Mesas Separadas:

Este film cuyo título original es “Separate Tables”, fue dirigido por Delbert Mann, del género drama romántico, ganadora de premios a “mejor actor” y a “mejor actriz secundaria”. La historia transcurre dentro de un hotel de estilo barroco llamado Beauregard ubicado en Bournemout, donde viven inquilinos desde hace tiempo, de forma permanente pero también recibe un gran tráfico de huéspedes; uno de ellos es un ex militar, llamado Angus Pollock , de gran carrera en la armada quien teme que salgan sus secretos a la luz e intentará evitarlo a toda costa, otro de ellos, es una madre soltera controladora, llamada Maud Railton-Bell junto a su hija Sybil, quien obedece siempre a su madre, otro es un profesor de griego y un matrimonio que va en decadencia. Varias historias individuales pero entrelazadas nos irán mostrando la dinámica que se vive entre las paredes del hotel.

 

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *