Nos encantan las historias que nos ofrecen las películas, pero poco sabemos cómo se llegan a gestar esas ideas, quiénes son los responsables de ese gran trabajo que tanto nos conmueve, maravilla, asombra, nos hace pensar y desear. En esta oportunidad, Pablo Rubio, nos acerca desde su rincón retro, la filmografía y vida de un gran director.

Werner Herzog:

Es un director nacido en Munich, el 5 de septiembre de 1942, actualmente tiene 74 años, fue el segundo hijo del matrimonio entre Dietrich Herzog y Elizabeth Stipetic, aunque luego se divorciaron. No vivía en una zona urbana, sino en una rural alejada del gran movimiento, no tuvo tele ni frecuentaba el cine, su primera película la vio recién a sus 11 años. Durante su juventud, se convirtió en religioso algo que fue muy resistido en su familia, ya que la mayoría de ellos eran ateos, le encantaba viajar y recorrer distintos lugares de Europa. Fue a sus 17 años de edad, que decidió querer ser director de cine, su familia no tenía dinero, pero consiguió una beca para participar en un seminario, en la Universidad de Duquesne en Pittsburgh, Estados Unidos. Sin embargo, a pesar de haber estudiado en algunos seminarios de corto plazo, nunca estudió la carrera de cine ni tampoco hizo pasantías con algún director audiovisual. Para poder fundar su productora tuvo que trabajar en distintos oficios, por ejemplo, como soldador, y su primer largometraje fue “Lebenszeichen”.

Invencible:

Este film del año 2001, es un drama que transcurre en Polonia, cuenta la historia de Zishe que era hijo de un herrero de religión judía, que se vuelve conocido debido a que actúa en un cabaret como un forzudo, donde exhibe su fuerza como un personaje mitológico para disimular su origen judío ya que la mayoría de la audiencia era nazi. En una de las funciones, lo visita Benjamín, el hermano menor de Zishe, y es ahí donde muestra su verdadera identidad judía causando un gran revuelo en el público, causando que Hanussen, que era el empresario que lo contrató y dueño del cabaret, sea enjuiciado y también lleva a la clausura del local. Zishe sufre de pesadillas, por lo que acude a un sacerdote que le dice que él ha sido elegido por Dios para advertir a su pueblo que corrían peligro en manos de los nazis, señalando que todos debían volverse fuertes como lo era él. Sin embargo, Zishe, debido a una infección en su rodilla muere antes de que Hitler asume el poder.

 

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *