Arrancan las vacaciones, algunos tienen la suerte de poder disfrutar del tiempo libre en algún viaje sea a la playa o a las montañas, sin embargo otros puede que prefieran descansar en casa pero llegado cierto punto no saben qué hacer para no aburrirse. En esta ocasión, Pablo Rubio, nos acerca su mirada retro y nos cuenta sobre dos películas ganadoras de los Oscars en el año 1991 que valen la pena tu tiempo. En primer lugar, nos referimos a “Danza con lobos” o en su idioma original “Dances with Wolves”, la ganadora a “Mejor película” y a “Mejor Director”, dirigida y protagonizada por Kevin Costner, Rodney A. Grant, Mary McDonnell, Graham Greene, Maury Chaykin, Tantoo Cardina,  entre otros. Este film nos cuenta la historia de un teniente llamado John Dunbar, que luego de la Guerra de la Secesión y durante la época de conquista del Oeste es enviado a un puesto en la frontera en territorio indio, donde indica Pablo Rubio, permanecerá en soledad y deberá enfrentar diariamente a las tribus originarias del lugar. John sufre el hecho de estar totalmente solo y aislado, por lo que luego comienza a crear lazos con la tribu sioux pese a estar mal visto por su carrera; en dicha tribu conoce a una mujer blanca que fue adoptada por los indios de pequeña,  conocida con el nombre de “En pie con el puño en alto”. Así comienza una relación de amistad y fraternidad entre John y los indios. La segunda película a la cual nos debemos referir es aquella llamada “Mi secreto me condena”, Pablo Rubio indica que, en su título original “Reversal of Fortune”, esta película fue dirigida por Barbet Schroeder, protagonizada por el ganador a “Mejor actor de reparto” Jeremy Irons, Ron Silver, Annabella Sciorra, Glenn Close entre otros. Basada en una historia real nos cuenta acerca del desarrollo de un juicio llevado a cabo por un abogado Alan Dershowitz, interpretado por Ron Silver, quien es contratado por el Barón y millonario magnate de la industria petrolera  Claus von Bülow, interpretado por Jeremy Irons, quien había sido acusado de provocar la muerte de su mujer  Sunny von Bülow. Se lo acusaba de haber inducido a Sunny, según señala Pablo Rubio, a un coma por sobredosis de insulina. Toda la película demuestra el gran misterio que hubo alrededor de este caso, secretos de familia, el poder y el dinero que está en juego.

 

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *