Los Oscars del año 1994, nos dejaron de referencia a dos grandes films, Pablo Rubio, desde su rincón retro nos trae una pequeña reseña sobre cada una de ellas. En primer lugar, nos referimos a la ganadora del Oscar a “Mejor película” de ese año, “La Lista de Schindler”, dirigida por el gran Steven Spielberg, película que refleja una parte y puede que una de las más tristes de la historia, la segunda guerra mundial y con ello la persecución y exterminio de los nazis a los judíos. Trata sobre la vida de Oskar Schindler, protagonizado por Liam Neeson, que era un hombre de gran potencial y talento para las relaciones interpersonales, comerciales y quien al ver toda la realidad por la que pasaban los judíos trata de ayudarlo señala Pablo Rubio, y a la vez beneficiarse económicamente, al menos solo al principio porque después vemos como el eslabón moral va pesando sobre este personaje, con su plan pero sin descuidar que los nazis puedan sospechar que lo que realmente intenta es salvar la vida de cientos de judíos. Consigue coloca una empresa que se dedicaba a la producción de metales. Podemos ver una empática relación con su  gerente quien es judío, interpretado por Ben Kingsley, que es el verdadero capitán de esta fábrica, porque Schindler no poseía conocimientos para llevar adelante la empresa. A lo largo de la película se puede ver un notable camino del héroe que realiza el personaje de Oskar, su debate moral, los riesgos a los que se expuso y su entendimiento sobre el valor que tiene la humanidad. Además de Liam Neeson, Ben Kingsley, Pablo Rubio indica que, podemos ver a un malvado y sádico Ralph Fiennes, Jonathan Sagall, Caroline Goodall, entre otros. Otra de las películas de este año, es el film “Filadelfia” o en su título original “Philadelphia”  trata sobre la historia de Andrew Beckett, interpretado por Tom Hanks, un abogado talentoso y joven que ejerce en uno de los estudios de abogados más importantes de Filadelfia, donde Beckett se destaca y va ascendiendo, en la película se refleja como el personaje se encuentra en uno de los mejores momento de su carrera. Pero Beckett, a pesar de ser un excelente abogado, guarda un secreto, es homosexual y contrajo sida, una de las enfermedades a la cual se la asociaba a los homosexuales señala Pablo Rubio, tal discriminación existía que a los que padecían de esta enfermedad se les decía que padecían de la “peste rosa”.  Beckett, fue traicionado por los demás socios del estudio donde trabajaba, quienes lo despiden alegando una bajo nivel en su rendimiento como profesional, sin darle ninguna otra explicación y dejándolo frente a los clientes y demás compañeros como un irresponsable. Beckett comienza una lucha para defenderse de la discriminación que había recibido al haber sido echado sin causa justa y solo a causa de la discriminación por su enfermedad y su condición sexual.

 

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *