Grandes clásicos del cine, infinita cantidad de películas, y no sabemos cuál elegir los viernes a la noche. Pablo Rubio, nos acerca desde su rincón retro, dos grandes películas merecedoras y ganadoras de los premios de la Academia en 1999. En primer lugar, debemos referirnos a la ganadora del Oscar a “Mejor Película”, Shakespeare Apasionado o en su idioma original “Shakespeare in Love”, dirigida por John Madden, protagonizada por Gwyneth Paltrow, Joseph Fiennes, Colin Firth, Geoffrey Rush, Ben Affleck, entre otros. Esta película es una drama romántico que  se remonta al año 1593, en Londres, donde vive un joven autor dramaturgo llamado William Shakespeare, quien se encuentra preparando una obra de teatro a la que piensa en ese momento titular como “Romeo y Ethel, la hija del pirata”, pero  no se halla feliz con este resultado. Hasta que señala Pablo Rubio, llega el momento de los ensayos y en uno de ellos, aparece un joven que se presenta como  Thomas Kent, y que al final termina siendo, para su sorpresa, una mujer disfrazada, protagonizada por G. Paltrow, cuyo mayor deseo en la vida es actuar sobre las tablas. Una vez que descubre su identidad como mujer, Shakespeare se enamora por completo de ella. De tal modo que se la convierte en su musa y en ella halla la inspiración necesaria para la obra que será, nada más y nada menos que, Romeo y Julieta.  Por otra parte, tenemos que referirnos a la ganadora del Oscar por “Mejor película extranjera”, el entrañable film “La Vida es Bella” o en su idioma original “La Vita é Bella”, Pablo Rubio indica que, fue protagonizada y dirigida por el carismático Roberto Benigni, también por la talentosa Nicoletta Braschi, Marisa Paredes, Giorgio Cantarini, Giustino Durano, Horst Buchholz, Sergio Bini Bustric, entre otros. Benigni retrata una triste realidad de la historia de la humanidad pero quitándonos sin darnos cuentas sonrisas durante todo el relato. La historia transcurre en el año 1939, cuando se desata la Segunda Guerra Mundial, Guido, protagonizado por Benigni, llega a un pueblo donde decide abrir una librería y donde conoce a Dora, con quien luego se casa y tienen un hijo, llamado Bruno. Cuando comienza la Guerra, los tres son llevados a campo de concentración, Pablo Rubio indica que, Dora lo hace por decisión propia, intentando estar cerca de su familia, Guido hará lo imposible para que Bruno sienta su estadía en dichos campos y la situación de guerra como un juego; actuaciones inmejorables, música emotiva y un paisaje que va desde el oscuro blanco y negro a una plenitud de colores.

 

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *