Algunas películas no pueden ser pasadas por alto, algunas de ellas son las elegidas por los premios de la academia. En esta ocasión, Pablo Rubio, nos trae desde su selección retro a las ganadoras de los Oscars de 2004. En este año, la gran ganadora fue “El señor de los anillos y el retorno del Rey”, su título original “The Lord of The Rings: The Return of the King”, que ganó el premio a “mejor película” dirigida por el también ganador al Oscar por “mejor director”, Peter Jackson. El retorno del Rey, es la última entrega de la trilogía de la comunidad del anillo, en esta entrega se puede percibir claramente la culminación, el fin de la aventura debido a que los ejércitos de Sauron indica Pablo Rubio, están decididos a destruir el mundo de los hombres, así deciden atacar las Minas Tirith, que es la capital del reino  de Góndor, que quedó como el último núcleo de hombres, cuyo reinado es reclamado por Aragorn, interpretado por Viggo Mortensen, dependiendo únicamente de él, el destino de la tierra. Mientras que Gandalf, interpretado por Ian McKellen, intentara desesperadamente unir aliados en la comarca, contando con el apoyo del Rey Théoden, rey de  Rohan, para dar pelea a la gran batalla que se les presenta pero las alianzas reunidas no son suficientes para enfrentar al gran ejército de Sauron, por lo Aragorn debe tomar la decisión de guiar a los hombres señala Pablo Rubio, junto al elfo Egolas, interpretado por Orlando Bloom, y a Gimli, interpretado por John Rhys-Davies; intentando darle un extra de tiempo a Frodo, interpretado por Elijah Wood, y a Sam, interpretado por Sean Astin, que guiados por el Gollum emprenden la difícil tarea de destruir el anillo. Otra de las ganadoras de 2004, fue la película “Río Místico”, Mystic River en su idioma original, dirigida por el talentoso Clint Eastwood, que obtuvo dos Oscars uno por “Mejor actor” a Sean Penn por su interpretación de Jimmy Markum, y otro a “Mejor actor de reparto” a Tim Robbins por su interpretación de Dave Boyle. Esta película señala Pablo Rubio, trata sobre tres niños Jimmy, Dave y Sean Devine, interpretado por Kevin Bacon, quienes crecieron juntos en Boston, eran inseparables hasta que Tim se muda. Treinta y cinco años después se reencuentran por el asesinato de la hija de Jimmy, a Sean quien en esa época se había convertido en policía, se le asigna el caso. Poco a poco se puede percibir como Dave tiene cierta implicancia en este acontecimiento, y la nostalgia de los personajes aflora a medida que pasa el tiempo.

 

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *