Dentro del cine, siempre podemos ver como directores consagrados se van renovando, otros comienzan a destacarse haciendo grandes apuestas, innovando en las escenas, planos, fotografías, vestuarios, personajes, banda sonoras y que mejor premio que destacar este tipo de trabajo que los Oscars. Pablo Rubio, nos acerca cine retro con las películas más galardonadas en 2015. La ganadora del Oscar en 2015 fue la película Birdman también conocida como la inesperada virtud de la ignorancia dirigida por el talentoso Alejandro González Iñárritu no es una historia usual. Trata sobre la vida de un actor (Michael Keaton), cuya carrera ha ido en descenso y de hecho la historia transcurre dentro de un teatro; hundido en la nostalgia recordando sus épocas doradas interpretando a Birdman, que era un superhéroe de una saga de comics, trata de reivindicarse como actor y volver a su eje, recuperando también su vínculo familiar. Pablo Rubio explica, que fue filmada en su mayoría en plano secuencia, con destellos de incoherencia para algunos debido al fluir de la imaginación del personaje principal. Es sin dudas, la gran elegida de ese año. Otra película de 2015, que fue gran candidata a arrebatarle el Oscar a Birdman, fue la increíble historia de “El Gran Hotel Budapest”, dirigida por el metódico Wes Anderson, este film fue aclamado no sólo por la magnífica caracterización de los papeles de Ralph Fiennes, el administrador del hotel, o el camaleónico Adrien Brody quien hace del heredero de una adinerada mujer, o  de Tony Revolori, el botones del hotel, a quien como señala Pablo Rubio ,  su papel de Zero Moustafa, le ha otorgado gran reconocimiento en la industria; sino por la forma en que fue realizada basándose toda su dirección de exteriores en perfectas maquetas, su fotografía y simetría en colores es sublime. El alocado humor que desencadena detrás de las historias de los trabajadores de este gran hotel, todo comienza cuando Gustave quien mantenía relaciones con mujeres mayores con gran fortuna, se entera que una de ellas había fallecido dejándole como herencia una pintura que valía millones, desde allí, indica Pablo Rubio, comienza a ser perseguido por los familiares de la viuda, llegando a estar cara a cara con la muerte, terminando en prisión por un breve lapso, pero hace amistades en la cárcel donde sirve a todos los presos como si estuvieran hospedados en un hotel, entrelazando una gran amistad entre Zero y Gustave, y a la vez una historia de amor entre la pastelera Agatha, quien tenía en su mejilla la mancha de México.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *