En la actualidad, el 80 % de la población del mundo es usuario de las redes sociales, esto fue a causa de que con la globalización, la llegada de internet aceleró a pasos agigantados las comunicaciones y los medios cada vez con mayor frecuencia tienden a ser más personalizados, llegando a puntos donde podemos hablar y vernos al mismo tiempo con aplicaciones como la videollamada de Facebook, Skype, Face time para clientes de Apple, o hacer fotos instantáneas con apps como Instagram, Snapchat, Twitter, no hay quien en estos tiempos permanezca aislado de ellas o incomunicado pero hubo otros tiempos donde existía un solo teléfono en todo un barrio, luego llegaron las famosas cabinas y/o teléfonos públicos para permitir su mayor acceso. Pablo Rubio, nos habla sobre estas cabinas retro que tristemente ya casi ni se suelen ver. Parece hasta cómico para algunas recientes generaciones pensar que nos comunicábamos mediante teléfonos públicos, quien nunca acordó encontrarse con alguien teniendo como punto de referencia la cabina del teléfono, o no llamó a su casa para avisar que llegaba más tarde, o para que te fueran a buscar a algún lado ya que los celulares en esas épocas eran un privilegio para muy pocos. En Argentina, Pablo Rubio recuerda que, aproximadamente hace 18 años existían en promedio sólo 2 millones de celulares, hoy podemos decir que 9 de cada diez argentinos posee un aparto móvil dejando de lado las tablet y computadoras. Pablo Rubio explica que, si bien en nuestro país existe una normativa que asegura y exige la existencia y conservación de las cabinas telefónicas en las calles su número se ha reducido a menos de la mitad en el lapso de 3 años; en otros países es mucho más baja la cifra y se las utiliza como decoración vintage, algunos países optaron por quitarlas completamente como Bélgica y otros están en vías de como Francia, quienes tienen previsto extraerlas para el año que viene. Otros países han ido innovando las cabinas telefónicas, por ejemplo en España han optado por utilizarlas como cargadoras de energía de autos eléctricos, Pablo Rubio indica que, en  Londres  por ejemplo, las han remodelado como puntos para la carga de celulares, tablet hechas a base de luz solar. En otros lugares como Japón, se las han diseñado en su interior como acuarios que poseen pequeños peces en su interior, o como bibliotecas, o como cabina para sacarse fotos, o como pequeñas librerías

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *